Oración del Ho´oponopono del Niño Interior del Dr. Len (traducida al Español por Dora Hdz.)

ORACIÓN DEL HO´OPONOPONO DEL NIÑO INTERIOR DEL DR. LEN

(Traducción fiel del video en “youtube” de la oración del niño interior del Dr. Len por Dora Hernández)

Relájate con los ojos cerrados. Te voy a llevar por lo que para mí es la relación más importante en la creación. Eso es entre el consciente y el subconsciente o lo que yo le voy a llamar entre la madre y el hijo.

La madre siendo la mente consciente, que tiene opción. Ella puede cuidar o ignorar al hijo.

Supongamos por ahora que cambiamos la terminología donde la mente consciente es el aspecto materno de la creación. Y la mente subconsciente es el hijo. Y es el hijo que tiene todas las memorias desde el inicio de la creación y está sobrecargado. Esta sobrecargado.

Si tú puedes depresión, es la información en el hijo que está experimentando la depresión.

Queremos que esta relación funcione.

Lo primero que quieres hacer es hacer esto lentamente. Lo primero que quieres hacer es decirle a este niño:

–          Oh, por primera vez en toda la creación, estoy reconociendo tu presencia en mí.

Es lo primero y más importante que debes hacer: Reconocer que tú estás consciente que existe este ser dentro de ti llamado el niño interior. Le estás hablando a este niño interior:

–          Oh, wow, esta es la primera vez que yo estoy consciente que tú eres parte de mí.

Y luego le quieres decir a este niño algo muy simple:

–          Yo te amo, yo te amo.

Y luego quieres reconocer que todos los dolores y sufrimientos son información almacenada en este niño y le dices a este niño:

–          Lo siento tanto, por favor perdóname por todas estas memorias almacenadas que tú experimentas como tristeza, dolor y sufrimiento.

Le estás hablando a este niño, reconociendo tu responsabilidad de que todos los problemas que el niño tiene, tú los has creado, aceptado y acumulado y que quieres que eso se deshaga. Uno de los procesos más sencillos de hacer es que debes siempre pedirle permiso al niño, nunca le debes hacer algo al niño sin pedirle permiso. Esto es lo que quieres hacer, le dices al niño:

–          Por favor, por favor, permíteme acariciarte la cabeza con amor y preocupación.

Solo dile…

–          Por favor permíteme hacerlo.

Y solo hazlo. No tienes que imaginar nada, solo hazlo.   Obsérvate acariciándole la cabeza al niño.   Y mientras le acaricias la cabeza al niño le dices:

–          Te amo, por favor perdóname por todos los problemas acumulados que tienes almacenados en ti. Lo siento.

Nos vamos a regresar para enfatizar que ésta es la relación más importante porque tú le puedes enseñar a este niño como hacer la limpieza. Puedes poner a este niño a limpiar en automático; pero, si no has estado reconociendo a este niño o realmente cuidándolo, no lo va a hacer. Al acariciarle la cabeza…

–          Te amo, gracias por ser parte de mí y lo siento si te he ignorado, si no te he cuidado bien, si te he manipulado. Lo siento.

Y luego haces un inventario. Le hablas a este niño donde todas las memorias se re-ejecutan como problemas. Le dices a este niño:

–          Si no te molesta, ayúdame a dejar ir las memorias.

Empiezas por tu cabeza, si tienes dolor de cabeza o de espalda, haces un inventario por tu cuerpo y le dices al niño:

–          Estoy experimentando este dolor de cabeza. Por favor deja ir las memorias que están re-ejecutando esto, no sé cuáles son las memorias, no quiero saber cuáles son las memorias; pero tu si sabes y luego lo podemos ofrecer a la divinidad a través del Super-consciente. Le podemos pedir a la Divinidad que lo libere.

Mientras haces esto, le estás acariciando la cabeza muy suavemente. Ahora le vas a pedir permiso al niño para abrazarlo suavemente. No abrazo de oso. Los abrazos de oso asustan al niño, así que le dices al niño:

–          Por favor permíteme abrazarte suavemente.

Y cuando lo hagas, hazlo. No te tienes que imaginar nada. Yo solo abrazo al niño cuidadosamente. Y arrullas al niño en tus brazos y le hablas:

–          Gracias por ser parte de mí. Te amo. Y lo siento por todas las memorias acumuladas que tú experimentas como dolor y sufrimiento. Por favor, por favor perdóname.

Después que termines de hacer eso, le pides al niño que te dé su mano.

–          Por favor dame tu mano, para tomarla suavemente y suavemente acariciarla. Cualquier mano que me quieras dar. Por favor, dámela.

En tu mente, tomas la mano suavemente. Suavemente la acaricias y de nuevo reconoces que el niño es parte de ti.

–          Gracias por ser parte de mí. Una parte de mi a la que no le he puesto mucha atención y lo siento.   Por favor, por favor perdóname. Te amo.

Y luego, tal vez quieras hacer otro inventario, tal vez financiero. Y le dices al niño:

–          Está bien, son solo las memorias el problema. Te pido que las dejes ir. Por favor déjalas ir.

Luego haces un inventario, cualquier problema financiero que estés atravesando, cualquier auditoría de impuestos, cualquier cosa relacionada al embargo de la casa, cualquier cosa. Le estás hablando porque el problema no es el embargo, el problema no son las finanzas. Son las memorias re-ejecutando los problemas. Es la hipoteca de tu alma y tu quieres que este niño que tiene la hipoteca, la deje ir.

–          Por favor, suéltalo todo, si estamos sobregirados en el banco o si hemos abusado del dinero. Cualquier memoria que tengas donde hayas abusado del dinero, abusado de las finanzas, abusado de las propiedades, por favor, déjalo ir.

Luego le pides permiso al niño de sostener su otra mano:

–          Por favor déjame sostener tu otra mano.

Y mentalmente tomas su otra mano suavemente, suavemente la acaricias. Quiero que tengas la claridad de que en este niño es donde todos los problemas están almacenados, así que quieres tener una buena relación con este niño para que quiera soltar y dejar obrar a Dios.

Mientras meces a este niño y le acaricias la mano, te observas y haces un inventario: Que está pasando en mí que estoy teniendo la experiencia de problemas con ciertas personas. Las traes a tu mente y dices:

–          Yo no sé cuáles sean las memorias, noto que cuando estoy cerca de ellos me siento molesto e irritable y no sé de qué se trata; pero son memorias almacenadas en mí, así que por favor, (le estás hablando a este niño que es el banco de datos) por favor, suéltalo.

Esta es la relación más importante y esencial en toda la creación entre la madre y el hijo. Si la madre puede ganar al hijo, estará libre. El niño le ayudará con la limpieza, estará dispuesto a soltar, estará dispuesto a intuir en ella y le avisará a tiempo: “Esto está surgiendo, será mejor que nos encarguemos de ello.”

–          Muchas gracias.

Ahora le quieres pedir permiso al hijo de tomarlo de los hombros.

–          Por favor, permíteme tomarte de los hombros.

Pones tus manos sobre sus hombros y empiezas el diálogo de nuevo. Este diálogo es sobre el amor, reconociendo la presencia del niño.

–          Te amo, gracias, gracias, gracias por ser parte de mí. Estoy muy agradecida por saber que tú estás en mí al que yo no he cuidado desde el inicio del tiempo. Por favor, perdóname por ignorarte, por no cuidarte, causándote gran daño, dolor y sufrimiento. Lo siento. Te amo. Gracias por ser parte de mí.

Luego lo tomas de los hombros y le dices:

–          Por favor permíteme tomarte de los hombros y darte amor ilimitado.

De nuevo, si estás buscando un socio de negocios, esta relación con el niño es el mejor socio de negocios de la creación.

Si la relación entre madre e hijo funciona, funcionará para todo.

Sostienes sus hombros y luego lo ves a los ojos y le dices:

–          Te he ignorado, te he causado dolor y sufrimiento. Lo siento. Por favor, por favor perdóname. Te amo. Gracias por estar dispuesto a soltar para que tú y yo estemos libres de memorias, para que tú y yo podamos caminar tomados de la mano con la Divinidad hacia la luz.

Lo puedes hacer en la mañana o en la noche. Tomen unos minutos de sus agendas ocupadas para realinearse y reconectarse.

Si están dispuestos a hacer esto, el niño interior será un socio.

Ahora las 7 rondas de la respiración es una herramienta de limpieza que el niño aprecia.

 

Que es un problema? Es una memoria re-ejecutándose. La has tenido antes; pero como no lo resolviste la última vez, ahora tienes otra oportunidad de hacerlo.

Como la borras? Haces una petición a la Divinidad en ti, quien tiene la habilidad de tomar la memoria y transformarla, purificarla, soltarla, convertirla en nada, y luego reemplazar ese “nada” con inspiración.

4 comentarios to “Oración del Ho´oponopono del Niño Interior del Dr. Len (traducida al Español por Dora Hdz.)”

  1. Olga Says:

    Me siento muy agusto, contenta relajada
    gracias

  2. Laura Gonzalez Casillas Says:

    Muchas gracias!!! Me ayudo muchísimo y Me encantó!!!. MUCHAS GRACIAS!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: